Actividades con valor añadido

Las actividades sociales contribuyen con experiencias vitales, fundamentales a mi entender, en el proceso de formación en un universitario. Formarse en una ciencia, pero no ser capaz de ‘ver’ las necesidades que nos rodean, es quedarse a mitad en el proceso. Aprovechar las competencias y habilidades de los jóvenes, para ponerlas al servicio de los demás, es un reto hoy.

Desde hace años procuro animar y colaborar con ellos a identificar necesidades cercanas y ayudar a solucionarlas, en la medida de lo posible. Saber descubrir aquella persona ‘sintecho’ que duerme en un cajero, que hay enfermos que no tiene a nadie que les escuche… o bien en proyectos en paises en desarrollo. He ayudado a organizar y dirigir proyectos de colaboración –con jóvenes universitarios–  en Nicaragua, Panamá, Ukrania, República Checa, Lituania y Polonia.

‘Invertir’ el propio tiempo, para ayudar en algún proyecto de solidaridad, es una actividad a la que me gustará invitar a quien encuentre esta página, ya sea joven o senior.